En la figura se percibe un triángulo equilátero blanco, pero de hecho no existe ninguno. Este efecto es conocido como contorno subjetivo o contorno ilusorio. Este triangulo blanco inexistente parece ser más brillante que el área circundante, pero de hecho se tiene el mismo brillo del fondo.

Esta Ilusión óptica fue descrita por primera vez por el sicólogo italiano Gaetano Kanizsa en 1955.